Khan

Líder y paladin de Forn.

Lhyr, procedente de un pequeño asentamiento militar al sur de Rialtor, comandado por su padre, de quien tomó ejemplo y disciplina, asentando esas bases como filosofía de vida. Lo cual le ayudó a sobrevivir al salvaje caos tras fallecer su familia en una escaramuza sangrienta, siendo el único superviviente.

Atraída por el humo y la desolación del lugar, Rin apareció por aquellos lares, encontrando al joven Lhyr, de quien cuidó como si fuese su propio hijo. Viajaron a través de los bosques, llanuras y mares, al tiempo que su fortaleza física y mental maduraban, siendo por mucho tiempo, la mano derecha de Rin, su protector y compañero de aventuras.

En la lejana región de Mión, ambos avanzaban preocupados tras un rastro que habían estado siguiendo desde las gélidas tierras de los Perfos, pertenecía a un grupo de vándalos a quienes Rin insistía en seguir. Estos hicieron noche al raso, protegidos por un túmulo de rocas, aprovecharon su confort para sobrepasarles, alcanzando a quien sería el verdadero objetivo de Rin. Mal herida y moribunda entre matorrales, hallaron a una soldado del Ejército Imperial, en su último aliento, Rin posó sus manos sobre su frente y abdomen, calmando su taquicárdica tartamudez, pudiendo entender entonces sus palabras.

  • Protegedlo –dijo otorgando el raído escudo que portaba.

Lhyr se apresuró, lo asió, y en él leyó –Junkfar, escrito entre las muescas de las batallas soportadas. Una leve aura blanquecina rodeó el escudo, tornándose ante sus ojos como un reluciente y fornido escudo de paladín. Enseguida entendió que se trataba de un objeto extraño, y sin duda de gran valor. En cambio, y muy contrariado, observó que Rin no dio señales de asombro, y dejaba con suma delicadeza la cabeza inerte en el suelo, cerró los ojos, e iluminó sus manos, que a una distancia prudencial proyectaban un halo de cálida luz, que hizo que la vegetación circundante abrazara y acogiera el cuerpo de la mujer hasta hacerla desaparecer.

Continuaron su andadura, guiados por esa mágica sensatez que les llevó a recorrer cada rincón de Rahaylimu, añadiendo más almas a su peregrinación, hasta volver a tierras conocidas. Para entonces, Lhyr adquirió el título de “Khan” adoptándolo como nombre, quien merecedor de un leve reposo, fundó la aldea de Forn, y entrenó a todo aquel que, bajo las directrices de su difunto padre, quisiese servir para proteger a aquellos que viviesen entre los muros de lo que será el mayor centro mercantil al este de Rialtor, Forn.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s