Adala

Personaje de la primera entrega de Galdin- El resurgir del mal.

Adala, poderosa mujer y querida por todos en la aldea de Bliza, situada en el vasto territorio de Rethah, donde se dedica plenamente a su protección, pues siendo niña, siempre creyó gracias a las enseñanzas de sus padres, que el honor es lo más importante entre Se’irims, así pues, jamás ha faltado al suyo, dando siempre el máximo y lo mejor de sí para defender a sus conocidos.

Tal era su devoción, que antes de partir en su peregrinaje, contrató por propia cuenta a unos mercenarios de confianza que protegiesen a Bliza en su ausencia. Partió en busca de paz interior y espiritual, aprendiendo además en su viaje diferentes técnicas de combate de diversos maestros de armas, pero, solo de aquellos que ella considerase que eran hombres y mujeres dignos según sus estándares.

Sus hazañas durante su viaje por el territorio de Rethah fueron muy conocidas, tanto que, en un soleado día en un inhóspito valle, se presentó ante ella un capitán del ejército imperial llamado Raxio, con la intención de reclutarla para que se uniese a su batallón. Y así fue, pues con él creyó que había mucho que aprender, pudiendo asistir a decenas de batallas en las que no solo descubrió nuevas habilidades de sí misma, también aprendió mucho de la disciplina imperial.

La amistad entre ambos se hizo fuerte, así como también la que tuvo con su hija Alessa, sin embargo, aquella situación desagradaba profundamente a la mujer de Raxio, cuya relación degeneró hasta crear tensiones en su matrimonio. Adala no quería causarles problemas, así pues, dimitió de su cargo en el ejército imperial, con la excusa que debía seguir con su viaje y que sus padres y amigos le esperaban. Aquello apenó a Raxio y a su hija, pero de buen grado aceptaron la decisión de Adala, quien partió de nuevo a Bliza, donde todos la recibieron con festejos.

Adala creció en su viaje, como luchadora, pero, sobre todo, como persona, es una mujer honorable, sensata y con una educación y disciplina mayor que la de muchos de los líderes de las aldeas, ciudades y razas conocidas. Lo que nunca hubiese imaginado, es que aquella bondad que le caracterizaba le llevaría a contrariar a su líder por una Hartach que venía a su aldea en busca de ayuda para combatir un enemigo común.

Partiendo así de nuevo, dejando atrás a sus seres queridos, demostrando a aquellos que incapaces de ver mas allá de la piel, que el interior, el alma, es mucho mas importante que los prejuicios que pueda tener cualquiera.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s